Laminación

Las placas resultantes del proceso de fundición se someten a laminadores en frío para ajustar su espesor de acuerdo con los requisitos específicos del cliente. Durante esta fase de reducción de calibre, el material experimenta cambios en sus propiedades físicas, adquiriendo una dureza que presenta desafíos para continuar el proceso. Para superar este obstáculo y alcanzar el calibre deseado, se realiza el recocido una o más veces en hornos de atmósfera controlada, manteniendo temperaturas predefinidas.

Una vez alcanzado el calibre solicitado, se procede al corte del material mediante cortadoras circulares de alta precisión. Este enfoque garantiza un corte exacto, sin rebabas y en concordancia con las especificaciones del cliente. Posteriormente, los materiales se empacan de manera segura para prevenir cualquier deterioro durante el transporte o almacenamiento.

En el proceso de laminación, se lleva a cabo una inspección exhaustiva de los materiales, verificando el ancho con un pie de rey o flexómetro, el calibre con micrómetro, la dureza con durómetro o microdurómetro, y el tamaño de grano con un microscopio metalográfico. De esta manera, Laminaco garantiza la calidad de su producto final, ajustándose rigurosamente a los requerimientos de sus clientes.

Abrir chat
Bienvenido a Laminaco 👋
¿En qué podemos ayudarte?