Fundición

El cobre y el latón son materiales reciclables, destacando la importancia de una selección cuidadosa de chatarra para garantizar la calidad en la composición química de los materiales producidos. El proceso comienza con la meticulosa selección de la chatarra, la cual se funde en un horno de inducción eléctrica a altas temperaturas, oscilando entre 900°C y 1.100°C. Este procedimiento resulta en una materia prima en estado líquido que se somete al proceso de colada continua, produciendo placas sólidas. Estas placas son posteriormente llevadas al proceso de laminación.

Durante el tratamiento de fundición, los materiales se evalúan minuciosamente mediante un espectrómetro calibrado con estándares internacionales. Este enfoque garantiza la verificación de la composición química, asegurando la calidad de las diferentes aleaciones que la industria puede aprovechar.

La atención rigurosa a la calidad en cada etapa del proceso subraya el compromiso de la industria con la producción de materiales que cumplen con los más altos estándares, tanto en términos de rendimiento como de sostenibilidad.

Abrir chat
Bienvenido a Laminaco 👋
¿En qué podemos ayudarte?